El trabajo es el juego de cada día

Dic 12, 2023 | Uncategorized | 0 Comentarios

El juego de cada día ha de ser el convertir el trabajo (el estudio es trabajo),en un juego, en un reto, que exige de nosotros concentración y esfuerzo. Por eso, la actitud que tomamos ante el trabajo, (como ante tantas cosas de la vida), es muy importante.

Pienso que hemos de hacer de nuestro trabajo, que ocupa un gran número de horas diarias, una cosa gratificante y por ello, en la medida de lo posible divertida. Y como? ¡Convirtiéndolo en un juego! Un juego serio, en el que hemos de respetar todas sus reglas pero, que nos ha de proporcionar, por pequeño que al principio sea, un espacio de libre juego.

Se puede jugar a construir una casa, a arreglar e, incluso inventar una salsa, a escribir una narración, servir una mesa y sobre todo, se debe y se puede jugar a estudiar.

El estudio es una tarea que todos los hombres realizamos a lo largo de nuestra vida, aunque de una forma, quizás, mas intensa en la infancia, adolescencia y juventud. El estudio, como cualquier juego, tiene sus reglas que hay que respetar y cumplir. No hacerlo lleva consigo el que se convierta en algo arduo y pesado. Muchos estudiantes dicen ¡es que me aburro! Es la misma expresión que utilizan aquellos que no saben jugar al juego que sea y que por ello también les resulta aburrido. Niño. ¿Por qué no juegas al fútbol? Es que me aburro. No se darle al balón y nadie quiere pasármelo para poder jugar y meter gol.

Hay que aprender las reglas de este juego, aplicarlas y, de seguida, uno aprende a realizar jugadas, ya que ellas le ofrecen, si le salen bien, satisfacciones. O, ¿es que no nos sentimos orgullosos cuando resolvemos problemas difíciles? No hay ninguno fácil, si nos ha costado esfuerzo resolverlo y si al fin, la mayoría nos resultan sencillos es, simplemente, porque hemos crecido en conocimiento y destreza para resolverlos. También, cuando aprendemos historia, lengua, geografía, ciencias etc., esos conocimientos (no simplemente memorizados sin entenderlos,¡eso es un rollo!) son precisamente, interiorizados y relacionados con otros conocimientos los que nos hacen personas con la capacidad de pensar y pensar mejor. También ellos nos proporcionan el poder y saber expresar, dichos conocimientos y pensamientos, ya como propios.

De todas formas el juego del estudio, del aprendizaje, sea el que sea, nos permite, al desarrollarlo, hacer algo fantástico y excepcional: crear. Realizar algo nuevo y propio que nosotros aportamos a los demás en forma de pensamientos originales, teorías personales, experiencias únicas que al tiempo que enriquecen a los otros y nos hacen crecer como personas. Y cuando hacemos eso? Cuando hablamos, escribimos, y de cualquier forma nos comunicamos con los demás. Nadie dice más de lo que es, nadie es más de lo que sabe. No saber, nos deja fuera de juego en nuestras relaciones interpersonales y, lo que, a veces,  es más preocupante, profesionales.

Competencia, productividad, eficiencia están relacionadas con nuestros conocimientos y destrezas y ellas, con nuestros saberes obtenidos fundamentalmente a través del estudio. Ello habla bien de este juego que se convierte en fundamental e imprescindible para las personas. Para todos los que poseen las aptitudes mínimas necesarias para poder participar en él, y la oportunidad de aprender a jugar, es el gran juego de la vida a través del que nos capacitamos para las mejores empresas y los trabajos más adecuados, para ejercitar nuestras potencias y prestar nuestro mejor servicio.

No sólo tenemos la obligación de trabajar y, el estudio es el trabajo intelectual siempre necesario sino, que tenemos la gozosa oportunidad de poder convertirlo en nuestro juego preferido y más divertido. Para ello, sólo hace falta una cosa: que nos aprendamos las reglas de este juego y nos pongamos a practicarlo.

Si quieres, en próximos artículos trataremos de explicar y comenzar a jugarlo para, con ello, obtener los beneficios de todo buen jugador: satisfacción propia, honor y, la posibilidad de prestar a los otros nuestro mejor servicio.

Relacionados:
Vuelve la tradicional Romería del 1 de Mayo a las Instalaciones del Campamento Ánade

Vuelve la tradicional Romería del 1 de Mayo a las Instalaciones del Campamento Ánade

» 31 de abril de 1.977, cuatro de la tarde, un autocar con chicos y chicas mayores del Centro Cultural Ánade emprende viaje a Aragüés del Puerto. Dirigen la expedición María Jesús Duato y Miguel Ángel Albás directores de Ánade femenino y masculino, les acompaña Fernando Abecia encargado de Gansos y Trini, «Tía y los hijos de Arturo:Rosita y Ramón, así como Puri Alonso. Llevan consigo una imagen de la Virgen, de madera, y el objetivo del viaje es la bendición y entronización de Nuestra Señora del Tejo en la Ermita del Campamento de Ánade».

Ir al contenido