Ánade, un Campamento para crecer por fuera y por dentro

Dic 11, 2023 | Educación | 0 Comentarios

Hemos nacido para crecer, para llegar a ser aquél para lo que, cada uno, fue dotado. Por ello, tenemos la responsabilidad de desarrollarnos, buscando la excelencia, tratando de llegar a ser aquella persona por y para que nacimos.

A veces se nos olvida que hemos nacido para algo, que nuestra vida tiene un sentido y además, que pertenecemos a una familia, a una comunidad, a un país…, que formamos parte de un todo, que es la humanidad. Y eso nos hace parte de la sociedad, personas sociables, que hemos de apoyarnos unos a otros. Eso es lo que nos hace personas, parte de la humanidad y lo que explica que para crecer, para ser nosotros mismos, hemos de trabajar por y para los demás. En definitiva, ser conscientes de que hemos nacido para servir.

Y por último, que nacimos fruto del amor, y que amar es lo que nos hace felices. Pero amar, querer a los otros, implica un esfuerzo, es un trabajo; trabajar por y para los demás es amar. Sirve quien ama y ama quien sirve.

Éste es el alma del Campamento de Ánade, el cariño y la amistad entre nosotros, los monitores y los chavales. Ésta es la causa de la alegría que se respira en el Campamento. Es el latido de nuestro corazón lo que se escucha en el Oh, Kilele… cuando cantamos juntos en los momentos en que la tormenta quiere meternos miedo; o cuando, felices, rebosantes de gozo, no lo podemos contener y surge de nuestro interior; o cuando, apáticos, aplanados por el calor y el sol, queremos salír de la modorra y entonamos esta canción que nos une y nos hace vibrar.

El Campamento de Ánade es un Campamento cristiano (católico en concreto) que surgió hace muchos años porque Dios es Amor y es el amor lo que inspiró su existencia; la permanencia a lo largo de los años de todas y cada una de las actividades. Eso explica que en él quepan todos, creyentes de cualquier credo, incluida la fe del ateo, que «cree», que Dios no existe.

Este año todos, ¿quién no?, estamos preocupados por las secuelas de la pandemia que padecemos. Los chavales necesitarán más sol y ejercicio, deporte adecuado, después de un largo confinamiento en casa; un Campamento es el mejor sitio para que los chicos se recuperen pronto.

Aunque hay otras secuelas: el déficit de aprendizaje escolar. No me refiero a que si aprobarán o no; ya se ve que la Ministra de Educación no tendrá problema en que aprueben: se les pone fácil y ya está. Lo importante no es aprobar, sino que sepan, que desarrollen las capacidades y conocimientos necesarios para su crecimiento y saber personal. Y que adquieran los hábitos de trabajo y habilidades que corresponden a su edad y a su curso.

Esta es la razón por la que queremos hacer nuestras tandas de Campamentos un tanto especiales, con las modalidades de las que os hablamos en el artículo anterior y, al que, por no alargarnos ahora, os remitimos.

Relacionados:
Vuelve la tradicional Romería del 1 de Mayo a las Instalaciones del Campamento Ánade

Vuelve la tradicional Romería del 1 de Mayo a las Instalaciones del Campamento Ánade

» 31 de abril de 1.977, cuatro de la tarde, un autocar con chicos y chicas mayores del Centro Cultural Ánade emprende viaje a Aragüés del Puerto. Dirigen la expedición María Jesús Duato y Miguel Ángel Albás directores de Ánade femenino y masculino, les acompaña Fernando Abecia encargado de Gansos y Trini, «Tía y los hijos de Arturo:Rosita y Ramón, así como Puri Alonso. Llevan consigo una imagen de la Virgen, de madera, y el objetivo del viaje es la bendición y entronización de Nuestra Señora del Tejo en la Ermita del Campamento de Ánade».

Ir al contenido